miércoles, 16 de agosto de 2017

✍ Reseña│Ningún escocés verdadero de Ana Ballabriga y David Zaplana



NINGÚN ESCOCÉS VERDADERO
 Novela ganadora del Concurso Indie de Amazon en 2016.
 430 páginas
Autores: Ana Ballabriga y David Zaplana
Editor: Amazon Publishing (27 de junio de 2017)
Idioma: Español

Mi agradecimiento a Laky de Libros que hay que leer por el sorteo y los autores, Ana Ballabriga y David Zaplana, por el ejemplar y la dedicatoria



Dos mundos enfrentados, dos concepciones de la vida, en una novela negra trepidante y desgarradora.

Elías es un investigador privado, especialista en resolver casos relacionados con obras de arte, cuya vida transcurre entre convencionalismos. Su tío, el obispo de Cartagena, le encarga recuperar la Vera Cruz de Caravaca, robada en 1934, y conseguir un cuadro que se subasta en Madrid. No logra llevar a cabo este segundo trabajo: una misteriosa y bellísima mujer, Alicia Silva, roba el lienzo y arrebata al detective la paz de su acomodada vida conyugal. A partir de ese momento Elías desciende a un infierno que amenaza con arrasar todas sus creencias y entra en una vorágine de violencia, sexo, drogas y corrupción en la que nada es lo que parecía.

Un thriller desbordante, descarado, de una intensidad sorprendente, que secuestra la voluntad del lector y no la suelta hasta el punto final. Unas páginas de crudeza impactante, casi blasfema y ofensiva a veces, que no dejarán indiferente a nadie.



Bueno, pues ya me he leído la novela ganadora del III concurso Indie de Amazon escrita a 4 manos por Ana Ballabriga y David Zaplana, Ningún escocés verdadero. Y a pesar de que no he leído las demás novelas finalistas creo que puedo entender a los jueces cuando decidieron apostar por ella.

Si tuviera que definir el libro creo que escogería las palabras transgresor y provocador. Y también me viene a la cabeza la palabra incomodidad, y no porque mi experiencia lectora haya sido incómoda, al contrario, lo he disfrutado mucho... pero creo que puede ser un libro incómodo para aquellos lectores que tengan firmes creencias religiosas. Los autores dejan a un lado los tabúes y exponen con toda naturalidad algunos temas polémicos, sobre todo lo que concierne a la religión y al sexo. Pero antes de entrar en materia, os cuento un poco de que va la trama.

Elías Segado, nuestro principal protagonista, investigador y tasador de arte es enviado por su tío, nada más y nada menos que el obispo de Cartagena, a investigar el robo de la Cruz de Caravaca que se cometió en 1934 (por cierto, robo que se dio en la realidad y que a día de hoy no se ha resuelto). En breve el Papa hará una visita a la ciudad y el obispo desea ofrecerle como regalo dicha reliquia. Al mismo tiempo, su tío también le encarga ir a Madrid a comprar un cuadro que parece ser de Bacon y que van a subastar. La cosa se complica cuando el cuadro es robado por una hermosa mujer y de la que Elías queda totalmente prendado. A pesar de que su tío le dice que no se preocupe y que centre sus esfuerzos en encontrar la Vera Cruz, Elías decide seguir su instinto e intentar averiguar por qué el cuadro de Bacon, que no parece ser un original, despierta tanto interés, y ya de paso descubrir quién es esa enigmática mujer. A partir de aquí el lector se sumergirá en una trama intrincada donde la religión, el arte, el sexo y la moral tendrán una importante presencia durante todo el argumento.

Cuadro de BACON
La historia será contada por un narrador omnisciente pero habrá dos líneas temporales distintas que finalmente confluirán. Elías se ubica en el presente actual y todo lo que va ocurriendo se nos presenta a través de él. Pero de forma intercalada, nuestro narrador nos presentará una segunda línea temporal protagonizada por una mujer llamada L. (así, a secas), que comenzará en el pasado, comenzando en su infancia, pasando por su adolescencia y etapa adulta hasta llegar al mismo presente que Elías. Creo que no hace falta decir que Elías y L. se conocerán y dicho encuentro será trascendental para el resto de la trama.

Ambos personajes, Elías y L. están perfectamente perfilados. Elías está "felizmente casado" con la mujer perfecta y vive en un entorno lleno de comodidades. Le encanta el arte y resolver enigmas, y ha hecho de su pasión su oficio. Se considera un esteta (aunque yo aquí difiero, creo que se trata más bien de una persona superficial que antepone la apariencia a lo demás), es cabal, intrépido cuando es necesario, católico y de creencias férreas, aunque durante la novela veremos que más bien son creencias que le han sido impuestas y no escogidas por él mismo ya que ha crecido bajo la tutela de su tío, el obispo de Cartagena. Es un personaje que sufre una seria transformación a medida que se va desarrollando la trama.
"- Eh, ¿a qué viene eso? 
- A que el matrimonio, la religión y el arte son tres grandes mentiras. Y tú vives a tiempo completo dentro de ellas. 
- Puestos a filosofar, te argumentaría que la verdad no existe, que todo son interpretaciones, en este caso del amor, la espiritualidad y la belleza."
L. ha tenido una vida muy diferente a la de Elías. A pesar de ese pasado, que aquí no voy a contar para no destripar (y que más de uno se llevaría las manos a la cabeza) es un personaje que me ha encantado. De una alta inteligencia ha sabido adaptarse a casa situación y sacar ventaja de todos sus recursos. Una mujer atractiva, culta e independiente que sabe cuidar de sí misma y con unas creencias también muy férreas que persigue un único objetivo.
Hay más personajes, pero realmente los principales son Elías y L. Os presentaría al obispo de Cartagena, pero creo que será más interesante que lo conozcáis por vosotros mismos.

Pero cómo decía al principio, mientras vamos conociendo a Elías y L. también tendremos la oportunidad de ahondar en otros temas que cobran importancia en cada página y se van relacionando unos con otros hasta formar un argumento de lo más interesante:

- La religión. No soy religiosa y no suelo leer libros con dicha temática, pero he de reconocer que me ha parecido interesante el enfoque que los autores han plasmado del tema. Se nos presenta la peor faceta y que tanta polémica suscita: una religión materialista donde abunda el lujo, con poder, llena de hipocresía al no dar ejemplo con la práctica y todo con el objeto de velar por el "bien" de todos los humanos... Y es aquí donde aparece un debate que muchos filósofos han intentando resolver: la moral. Creo que una de las ideas que los autores intentan transmitir, sin querer adoctrinarnos, es que cuando una persona o institución tiene poder, dinero y libertad no dudará en imponer sus ideas, unas ideas que ellos tienen como verdaderas.
Otros temas que aparecen muy relacionados con la religión y que los autores introducen dentro del argumento de forma magistral es el de los agotes y la inmatriculaciones. Seguramente os suene si habéis leído la trilogía del Baztán.
Ya os digo, la religión no me interesa y no me voy a poner a discutir si estoy de acuerdo o no, pero como aportación personal os contaré que toda esta parte me ha recordado un poco a una reflexión final que aparece en la película Stigmata y que en su momento provocó alguna que otra reacción, que dice así: "El reino de dios se encuentra en tu interior, y a tu alrededor, no en las construcciones de madera o piedra. Parte un leño por la mitad, y allí estaré, levanta una piedra y me encontrarás". Según parece estas palabras son dichas por el propio Jesús y son recogidas en el Evangelio de Tomás, pero el Vaticano las califica de herejía.

- El sexo. Al igual que la religión, es un tema que puede ser controvertido y herir la sensibilidad de algún que otro lector. No se trata de una novela erótica y las escenas que se presentan no creo que se puedan calificar de escenas "fuertes", pero sí se hace alusión a unas conductas sexuales que la sociedad tacha de prohibitivo o inmoral (otra vez la moral) como el incesto, el sexo con menores o los encuentros sexuales que algunas figuras religiosas mantienen en secreto. Pero ¿qué pasa cuando el sexo entre familiares es consentido o la menor disfruta del sexo porque para ella es una conducta tan natural como comer? Cómo os decía es un libro lleno de temas polémicos y/o que pueden provocar incomodidad dependiendo del lector y sus creencias. No obstante, creo que los autores no intentan adoctrinar en ningún momento, solo exponen el tema desde varias posturas a través de los diferentes protagonistas, y dejan de esta manera una posible reflexión para el lector.

- Arte. Es la parte más neutral y la que más he disfrutado ya que de siempre la historia del arte ha sido de mis asignaturas preferidas. En el libro se alude a muchísimas pinturas y pintores famosos, con interesantes datos acerca de ellos. Me he enamorado de los diálogos y el debate que se crea entre Elías y L. sobre el arte y el concepto de belleza. El concepto de belleza, al igual que la moral, ha sido muy discutido por grandes expertos y filósofos. Quizás para otro lector no tenga importancia, pero para mí ha sido un punto a favor. Me gusta el hecho de que Elías y L. no sólo se sienta atraídos físicamente, también se estimulan a nivel intelectual.

Y si a todo esto le sumamos una potente droga llamada W hecha a partir del vino, ya tenemos todos los ingredientes de esta singular trama.

Otro aspecto que me ha encantado es que los autores se ayudan de algunas leyendas y escenas bíblicas para explicar algunos acontecimientos, así pues conoceremos la leyenda del dios Baco, la elección de Paris (príncipe de Troya) o el pasaje de la biblia que inspira a Artemisia Gentileschi a pintar su famoso cuadro Judith decapitando a Holofernes. Todo muy interesante.

Judith decapitando a Holofernes

Hay un "pero"... y es el final. A ver, aunque los autores se han documentado sobre hechos y acontecimientos reales, no deja de ser una novela de ficción. Y creo que la parte donde más se refleja esta ficción es en el final. Un final, que a mí me ha dejado un poco a medias ya que no queda del todo cerrado y me han quedado algunos interrogantes.

Resumiendo, Ningún escocés verdadero es una novela negra que zarandeará alguna que otra consciencia. Temas tan polémicos como la religión, el sexo y la moral se darán de la mano para transgredir y provocar. Ideal para los fans de la novela negra y los amantes del arte.

Y como nota final.. ¿Sabíais que la expresión Ningún escocés verdadero es una falacia? Es una frase que aparece en el libro que Antony Flew escribe en 1975, Thinking About Thinking.


10 comentarios:

  1. La tengo apuntadísima, de hecho, ya la tengo en el ebook :)

    ResponderEliminar
  2. Has hecho una reseña estupenda (y mira que no es fácil reseñar este libro)
    Estoy de acuerdo contigo: es un libro que puede resultar incómodo para determinadas personas, no por cómo cuenta las cosas, sino por lo que cuenta: conductas "inmorales", según esa doble moral
    A mí lo de los agotes también me gustó mucho
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Buenas.
    Tiene una pinta estupenda y muchos ingredientes que me llaman la atención, sobre todo que se mezcle la novela negra con el arte. Apuntado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Este libro no termina de hacerme tilín, y no por el tema de la religión y demás... tiene algo que me tira un poco para atrás, como si la historia estuviese al servicio de la transgresión y no al revés. Aunque por lo que te leo no es así. No lo sé, ya veremos.

    Muy fan de la mención a "Stigmata" :)

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  5. Vaya reseña más completa Ana! Estupenda...

    Conozco el libro y de hecho he participado en varios sorteos sin suerte ninguna, jajaja Así que me ha gustado leer la exposición tan buena que has hecho de sus temas centrales. Con respecto a la religión no tengo problema, tampoco soy muy practicante y tengo mis propias ideas sobre ella. El sexo tampoco es un problema, aunque se meten en temas bastante complejos y difíciles de llevar sin posicionarse en ninguna opinión concreta. Y la historia del arte me encanta...también era de mis asignaturas favoritas, de hecho pensé en hacer su carrera pero al final lo descarté.

    Creo que podría gustarme, solemos coincidir así que tendré en cuenta ese final algo más flojo.

    Besotes fuertes

    ResponderEliminar
  6. Si uno de sus temas trata acerca de desmontar la religión ya por ahí me atrae. A pesar de ese final regular del que hablas suena bien la trama. Lo del título no lo termino de entender, qué tiene que ver con la historia.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje!! Tendrás que leerlo para que averiguarlo!!! En la trama se explica la falacia y se entiende un poco la expresión de Ningún escocés verdadero... ;)

      Eliminar
  7. Estupenda reseña Ana Belén, por lo que cuentas además de thriller los autores tocan temas controvertidos que harán la lectura mucho más interesante. Parece muy completa a pesar de ese pero que le pones al final, a pesar de eso parece que te ha gustado mucho así que la tendré en cuenta si se presenta la oportunidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado el análisis que haces de la novela. Me pasa lo que a tí: la religión y yo estamos un tanto peleados desde hace tiempo, por lo que en este sentido no tengo prejuicio alguno para leer Ningún escocés muerto. Estoy intrigado por el título de la novela, pero ya veo que lo haces a propósito para que lo descubramos nosotros mismos: soy de los que le gusta descubrir el porqué de los títulos. Creo que es la primera reseña que leo de esta novela, y desde luego que la leería, si me surgiera la oportunidad. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    Tanto escuchar hablar del concurso de amazon y solo me había llegado lo malo.. ya empezaba a preguntarme que libro había sido el ganador. Me llama mucho el tema de la religión y aunque el final no te haya convencido del todo, me lo apunto.
    Un beso!

    ResponderEliminar